Domingo 2 del Tiempo de Adviento - Ciclo "B" -
6 de Diciembre de 2020 -

Las Lecturas de este Segundo Domingo de Adviento nos invitan a prepararnos para la celebración de la venida de Jesús, al celebrar su cumpleaños en esta Navidad. 

Todo Adviento, entonces, tiene este sentido de preparación.  Todo Adviento contiene un llamado a la conversión, al cambio de vida.  Será, por tanto, una oportunidad maravillosa para crecer en la fe,  aumentar la esperanza y para practicar mejor la caridad.

El Evangelio de hoy nos presenta a San Juan Bautista, uno de los principales personajes bíblicos de este Tiempo de Adviento, que es tiempo de preparación a la venida de Cristo.  La Liturgia de estos días nos recuerda las cosas que hacía y que decía el Precursor del Señor.  Este personaje ya había sido anunciado en el Antiguo Testamento como “una voz que clama en el desierto” y que diría: “Preparen el camino del señor... Rellénense todas las quebradas y barrancos, aplánense todos los cerros y colinas; los caminos torcidos con curvas serán enderezados y los ásperos serán suavizados” (Is. 40, 1-5).

Los que conocían la profecía de Isaías no deben haber dudado al ver a San Juan Bautista, pues por el retrato que hacía de él el Profeta era inconfundible el personaje.  Pero, más aún, al observar lo que decía ya no quedaba la menor duda sobre su papel como Precursor de Cristo.

Efectivamente, de repente apareció San Juan Bautista en el desierto.  Nos dice el Evangelio que “vestido de pelo de camello, ceñido con un cinturón de cuero y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre”.   Se presentó como un mensajero inmediatamente antes de Jesús para preparar el camino a éste, predicando “un bautismo de arrepentimiento, para el perdón de los pecados” (Mc. 1, 1-8).

Con esta descripción de la predicación de San Juan Bautista ya podemos tener una idea de cómo será esa preparación que debemos hacer para recibir al Señor: arrepentirnos y recibir el perdón de  los pecados.

Pero si observamos el detalle que da el Profeta Isaías no creamos que nos está hablando de una obra de ingeniería para construir carreteras.  ¿O sí?  Puede ser, porque se trata de un camino.  ¿Y cómo se prepara el camino del Señor? 

Veamos en la información de Isaías cómo puede ser ese proceso de conversión y de arrepentimiento al que estamos llamados muy especialmente durante este tiempo de Adviento.  Recordemos que es un tiempo de preparación para la venida del Señor.

¿Qué será eso de “aplanar cerros y colinas”?  Significa rebajar las alturas de nuestro orgullo, nuestra soberbia, nuestra altivez, nuestro engreimiento, nuestra auto-suficiencia, nuestra arrogancia, nuestra ira, nuestra impaciencia, nuestra agresividad, etc.  Todas ésas son “alturas”, pero no alturas buenas.  Hay que aplanarlas y rebajarlas.

Pero también hay que “rellenar quebradas y barrancos”.  Esas no son alturas, sino “bajuras” (sí existe la palabra, por cierto).   Hay que rellenar las bajuras y bajezas de nuestro egoísmo, de nuestra envidia, nuestras rivalidades, odios, venganzas, retaliaciones.  Todas ésas son bajezas... y son pecados todos que dificultan el que podamos vivir en armonía unos con otros.  Son bajuras que impiden la realización de ese Reino de Paz y Justicia que Cristo viene a traernos.

También nos habla de corregir el diseño del camino: “enderezar los caminos torcidos y con curvas”.  Cambio de rumbo, pues. Rectificar el camino si vamos por caminos torcidos y equivocados que no nos llevan a Dios. ¿A dónde queremos ir? ¿Hacia dónde vamos?  ¿Estamos preparándonos para que el Señor nos encuentre “en paz con El, sin mancha, ni reproche”? (2 Pe. 3, 8-14).

Tenemos, entonces, toda una obra de ingeniería espiritual de altura, de profundidad y de anchura.  Aplanar, rellenar y enderezar, para que quede todo parejo, alineado, derecho.  Enfocado todo hacia Dios.  De eso se trata la preparación

Más aún, el Precursor del Mesías anuncia algo muy importante: “Yo los bautizo a ustedes con agua, pero Él los bautizará con Espíritu Santo”.   Luego el mismo Cristo confirmará este anuncio de Juan el Bautista.  En el diálogo con Nicodemo, Jesús le dice a éste: “En verdad te digo, nadie puede ver el Reino de Dios si no nace de nuevo, de arriba”.  Y ante el asombro de Nicodemo, Cristo le explica:  “El que no renace de agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el Reino de Dios... Por eso no te extrañes que te haya dicho  que necesitas nacer de nuevo, de arriba”  (Jn. 3, 3-7).

¿Qué es nacer de nuevo, de arriba?  Para entender esto, no hay más que ver a los Apóstoles antes y después de Pentecostés (ver Hech.  2 y 5, 17-41).  Antes eran torpes para entender las Sagradas Escrituras y aún para entender las enseñanzas que recibieron directamente del Señor.  También eran débiles en su fe.  Eran, además, temerosos para presentarse como seguidores de Jesús, por miedo a ser perseguidos. 

Pero sí hicieron algo:  creyeron en el anuncio del Señor: “No se alejen de Jerusalén, sino que esperen lo que prometió el Padre, de lo que Yo les he hablado: que Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días” (Hech. 1, 4-5).

Y ¿cómo se nace de nuevo, de arriba?  ¿Cómo se nace del Espíritu Santo?  Para esto también hay que ver a los Apóstoles muy especialmente en los días  entre la Ascensión del Señor y Pentecostés y también a lo largo de todos los acontecimientos narrados en los Hechos de los Apóstoles: 

“Todos ellos perseveraban en la oración y con un mismo espíritu, en compañía de algunas mujeres, de María, la Madre de Jesús y de sus hermanos”. (Hech. 1, 14).

El Adviento nos prepara para todo esto, y nos prepara también para la celebración de la Navidad, en que recordamos la venida histórica de Cristo.  Pero la Carta de San Pedro que nos trae la Segunda Lectura nos recuerda el segundo significado del Adviento:  nos recuerda que también nos preparamos para la Segunda Venida de Cristo, es decir, para el establecimiento de ese Reino que Cristo vino a traernos y del que habló a Nicodemo.  San Pedro nos describe, sin ahorrar detalles, cómo será ese día.

Nos dice que el día del Señor “llegará como los ladrones”;  es decir, inesperadamente  Pasa luego a describir cómo será ese momento: “Los cielos desaparecerán con gran estrépito, los elementos serán destruidos por el fuego y perecerá la tierra con todo lo que hay en ella”.  Nos invita a una vida de “santidad y entrega”  en espera del día del Señor.   Nos asegura que vendrán “un cielo nuevo y una tierra nueva, en que habite la justicia”.   Y concluye con la llamada que se repite de varias maneras a lo largo de la Sagrada Escritura, pero muy especialmente en este tiempo de Adviento: vigilancia y preparación.  “Apoyados en esta esperanza, pongan todo su empeño en que el Señor los halle en paz con Él, sin mancha ni reproche”.

El Adviento es tiempo propicio para responder a la llamada de San Juan Bautista.  Es la misma llamada que nos hace el Mesías que viene y que nos hace la Iglesia siempre, pero muy especialmente en Adviento:  conversión, cambio de vida, enderezar el camino, rebajar las montañas y rellenar las bajezas de nuestros pecados, defectos, vicios, malas costumbres, faltas de virtud; nacer de arriba, nacer del Espíritu Santo, etc.

Jesús fue anunciado en el Antiguo Testamento.  Y vino.  Vino hace unos 2.000 años.  Pero esperamos otra venida.  Esa es al final del tiempo.   También ha sido anunciada.  No la podemos evitar. 

Y puede venir en cualquier momento “como los ladrones”  -nos dice el Señor y nos lo recuerda San Pedro.  Pero el final del tiempo nos viene también a cada uno el día de nuestra muerte, que puede sorprendernos también como los ladrones, en cualquier momento.  ¿Estamos preparados?

 

icono buenanueva